CRÍTICA SIN SPOILER.

El documental Quédate quieto, de la directora peruana Joanna Lombardi, se presentó en la 39° edición del Festival de Cine en Guadalajara 2024.

SINOPSIS: Hilton es sepulturero de un cementerio ilegal, llegó como invasor hace doce años. Un cartel frente a su casa formaliza su trabajo: «Se hace hueco tumba». Hilda y Cristina pasean por el cementerio, les han contado que en las cercanías se iniciará un nuevo asentamiento, son jóvenes y quieren tener una casa propia. Trazan líneas en la arena con los pies “Esta será mi sala, esta mi cocina”. Para lograr su objetivo, deben permanecer allí. Quedádonse quietas. Hilton observa con preocupación cómo el asentamiento comienza a formarse. Si lo logran, no tendrá espacio para seguir cavando tumbas. El asentamiento y el cementerio están muy cerca, los muertos parecen tener lo que las chicas desean: un hogar.

Hombre cavando
Poster oficial de "Quédate quieto".

Hay un fenómeno sociocultural que se da en Perú en el sentido de que ya está arraigado y normalizado como parte de una idiosincrasia nacional, el cual es la ocupación ilegal de terrenos. Se les llama coloquialmente “invasores”. En México y otros países de Latinoamérica (y el mundo) este fenómeno también ocurre, pero no de una manera tan sistemática como en Perú. 

Cuando una persona lleva determinado tiempo en un terreno no reclamado, puede llegar a convertirse en su dueño. Esto ha ocasionado que por generaciones, un paso importante en la independencia de un ciudadano peruano sea el de invadir un terreno para construir su hogar. Se da en ciertas áreas urbanas de rápido crecimiento. Desconozco si sea propio de algunos sectores sociales. 

La invasión ilegal de predios para su usufructo como fenómeno social y cultural de Perú, es el punto de partida que la directora Joanna Lombardi decidió indagar en su documental Quédate quieto. Como he mencionado en anteriores críticas, lo interesante de los documentales es el cómo contar los hechos investigados y la capacidad de las y los cineastas de encontrar una historia que resulte interesante con relación a su tema. Por eso Quédate quieto me resultó de un particular interés. Joanna Lombardi, pienso, encontró el relato en el lugar y tiempo perfecto en donde se cruzaban sus inquietudes de una forma especial: un cementerio, unas invasoras y un sepulturero.

2
"Quédate quieto" se estrenó en el Festival de Málaga en 2024.

Un cementerio por sí solo ya te permite una riqueza impresionante de metáforas, indagaciones y reflexiones, así como de imágenes. Nada más particular como un espacio donde conviven vivos y muertos. La invasión de un espacio que pertenece a los muertos por parte de los vivos para que estos empiecen a hacer su vida. Joanna Lombardi hizo un documental que puede ser visto como una ficción. Justamente “Las almas”, de la directora Laura Basombrío, fue siguiendo un mismo proceso. 

En Quédate quieto vemos, por un lado, el viaje iniciático de dos mujeres, Hilda y Cristina, por hacerse de un lugar en el mundo, como la aventura que todo ciudadano peruano tiene que realizar a partir de cierta edad. Comentan en el documental que sus madres les dan consejos para que la invasión sea un éxito, tal y como ellas lo hicieron cuando eran jóvenes. Ha llegado el momento de construir su patrimonio; de que salgan de la casa construida a partir de una invasión en búsqueda del terreno que van a invadir para construir su casa.  

Como ellas, decenas de personas deciden invadir las parcelas del cementerio. Quédate quieto hace un seguimiento puntual desde que los invasores llegan al lugar de la invasión. Vemos cómo es la organización, el resguardo de su terreno, su día a día en el lugar sin quitar un pie encima. Su objetivo es que se logre el plazo y ocupar ese espacio.

Dos mujeres sentadas en la tierra noche
Hilda Curo y María Cristina Pérez son las dos mujeres que van a invadir un terreno en el cementerio.

Por otro lado están Hilton, el sepulturero y el dueño de una casa en el cementerio. Él se hizo esa casa invadiendo la tierra. Su trabajo está allí mismo, a unos metros. Lleva años cavando tumbas. Vive con su esposa Roxana. Toda la extensión del terreno que queda por cavar para los muertos, ahora la ocupan los nuevos invasores. ¿Dónde va a realizar su trabajo entonces? ¿Cómo va a mantener a su familia un sepulturero sin tierra para sepultar? 

El documental es el retrato de esta tensión entre invasores e invadido. El acierto de Joana Lombardi consiste en mantener unida estas dos historias para ahondar en las invasiones y sus repercusiones existenciales en las personas que participan en ese fenómeno. Esa tensión es la que confiere a la historia una especie de extrañeza, desasosiego y morbo. Todo lo realiza gracias al montaje y a su capacidad narrativa de hacer coexistir estas dos historias que en la realidad se comunican de forma muy indirecta. Cada bando representa una perspectiva de la historia. Joanna Lombardi lo menciona: por momentos parece un largometraje de ficción. 

Hombre con pala
Hiltón es el sepulturero que llegó como invasor hace doce años al cementerio.

A través de una parábola bastante simple vemos cómo ambos mundos están construyéndose y deteriorándose permanentemente cada segundo. Quédate quieto se acerca a los personajes para intentar explicar por qué lo hacen, cómo lo hacen, las dificultades que padecen y las emociones que provocan en ellos cada paso de esta aventura personal.

Sugiere, además, una serie de cuestionamientos que van más allá del propio comportamiento humano de los personajes. Esa es para mí, la mejor forma de ver el documental. Hacer un zoom out y ver la sombra que hay detrás de la narración que nosotros como espectadores vemos, mientras ellas se protegen del viento y bailan para Tik Tok para matar el tiempo y Hilton discute con Roxana o se acuesta sobre una tumba. Esta sombra es el problema estructural del país que ha orillado a las familias por generaciones a invadir. Ellas y él solo son una pequeña muestra del conjunto. Casi como entrar a los detalles de la microhistoria, como nos enseñó Carlo Ginzburg, para ver qué está sucediendo en la Historia. Y a partir de esa pequeña narración intentar comprender y sopesar el peso que cargan.

Joanna Lombardi
La directora peruana Joanna Lombardi durante el estreno de "Quédate quieto" en la edición 39 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG). Crédito: Foto © FICG / Citlalli Vital.

Proceso creativo de Quédate quieto, por la directora Joanna Lombardi

Sobre la dificultad y enseñanza de su primera obra documental

Lo que pasa es que yo hace bastante tiempo que tenía ganas de hacer un documental para hablar del tema de las invasiones. Y era, de hecho, un tema que yo no conocía directamente. Desde el comienzo sabía que tenía que tener otro formato y que debía ser documental. Siempre pensé que iba a ser un poco un híbrido porque a mí los documentales que más me han gustado son los que siempre te queda un poco la duda de hasta qué punto es verdad o no, por la puesta en escena, por la manera en que te lo cuentan. Sentía que tenía un poco de espacio para trabajar un poco como trabajo la ficción, pero con personajes verdaderos, con una investigación detrás. Sin que yo me invente cosas. 

Ha sido un proceso distinto y súper largo también. Yo gané el estímulo en el 2017. Me he demorado mucho en encontrar la película. He tenido muchas ideas. Investigué y conversé mucho. Creo que lo más difícil ha sido enfrentarme a una película que no sabía bien qué era. No como una ficción que tienes la película muy clara.

Cuando yo empecé el proyecto, no había ningún sepulturero. No había un cementerio. Era un proyecto sobre unas mujeres que iban a invadir. Entonces la película de pronto empezó a encontrar ese camino. Empezaron a aparecer historias. Y luego ya en montaje era como ir decidiendo por dónde ir. Y, de hecho, tampoco filmé un rodaje. Fue de ficción todo seguido. He ido filmando dos días, después dos días; después de un año, dos días. He ido teniendo ese tiempo de maduración, ir viendo material y dándome cuenta, “esto funciona, entonces voy a hacer esto por aquí”. 

Mi segunda película, Solos, es una película de ficción, pero que tiene mucho documental. Es de un grupo de chicos que van por la selva proyectando una película que han hecho en una pantalla inflable. Y todas las personas con las que ellos se cruzan en el camino, son personas que se cruzan de verdad y sus interacciones son reales. Yo siento que ya hay algo que me conecta mucho con la verdad. Con lo que pasa realmente. Siento que mi próxima película va a jugar también un poco con ese híbrido: un poco con la ficción, un poco con el documental.

 

Siempre pensé que iba a ser un poco un híbrido porque a mí los documentales que más me han gustado son los que siempre te queda un poco la duda de hasta qué punto es verdad o no, por la puesta en escena, por la manera en que te lo cuentan.

Joanna Lombardi

Joanna Lombardi 2
Joanna Lombardi es directora de cine, showrunner y productora ejecutiva. Crédito: Foto © FICG / Citlalli Vital

Cine comercial vs cine documental

Así como nos puede interesar profundizar en temas quizá de otros tonos, de personajes, en donde estás buscando quizá llevar una realidad distinta a otros lugares. Creo que también el cine es un espacio de entretenimiento también. Voy a seguir haciendo las dos cosas. También Solos, por ejemplo, es también un poco un intermedio. Todo depende también de dónde se vea para ver cómo se percibe la película. 

 

Sobre el vínculo que se crea con los personajes en el documental

Con Hilton fue de hecho más difícil porque es una persona más cerrada. Fue más difícil conectar con él. Pero como fueron tantos años de conversar. Y su esposa Roxana, que también está en la película, ella es encantadora. Roxana es mucho más cercana. Entonces, creo que a través de ella es que logramos esta dinámica de confianza. 

Hemos estado muchísimas veces en su casa, conversando con su hija. Tenemos una relación muy buena, muy cercana. Y con Hilda y Cristina fue todavía más fácil porque son jóvenes y muy abiertas. Y con muchas ganas de seguir haciendo cosas. Seguimos en contacto, de hecho. No han visto la película todavía, porque la van a ver cuando se estrene aquí en Perú, que va a ser en el Festival de Lima.

Sobre el panorama del cine latinoamericano 

Los gobiernos de muchos países están golpeando la cinematografía. El caso de Argentina es terrible. la cosa está complicada. No sabemos bien qué va a pasar con los estímulos y está claro que sin el apoyo de los estados es imposible que se pueda hacer un cine autoral. Documental más difícil todavía. Espero podamos mantener una producción latinoamericana potente que nos represente. Porque al final nuestro cine tiene mucho en común. Nos representa mucho. Hay que seguir fortaleciendo esa industria de cooperación.

 

Está claro que sin el apoyo de los estados es imposible que se pueda hacer un cine autoral. Documental más difícil todavía.

Joanna Lombardi

Joanna Lombardi 1
Joanna Lombardi ha dirigido además las películas "Solos", "Soltera Codiciada" y "Soltera Codiciada 2". Crédito: Foto © FICG / Citlalli Vital.

¿Quién es Joanna Lombardi?

Joanna Lombardi, directora, showrunner, productora ejecutiva. Fue responsable de las producciones originales de Movistar para América Latina durante tres años y produjo series en Argentina, Chile, Perú y Colombia. 

Dirigió Casadentro (2012) y ganó el Zenit de Oro y el Premio de la Crítica Internacional FIPRESCI en el Festival de Cine de Montreal. En 2014 filmó su segundo largometraje Solos, que se estrenó internacionalmente en el Festival de Rotterdam – IFFR. 

En 2017 dirigió su primer largometraje comisionado Soltera Codiciada, que se estrenó en mayo de 2018 liderando la taquilla en Perú. En 2023 dirigió Soltera Codiciada 2 como película original de Netflix a nivel mundial. Su última película Quédate Quieto se estrenó en la Competición Oficial del Festival de Málaga 2024, y participó en la Competición Oficial de Largometraje Documental Iberoamericano en el FIC Guadalajara 2024.